MUGI MISO 300GR MIMASA
MUGI MISO 300GR MIMASA

MUGI MISO 300GR MIMASA

Herbolario El Búho

Precio habitual €8.48 €7.63 Oferta

Descripción

El mugi miso se elabora con soja mezclada con cebada y se caracteriza por tener un sabor dulce, pese a que igualmente se utiliza sal marina en su elaboración. El koji (Aspergillus oryzae) se mezcla primero con la cebada y, cuando ha fermentado, se une a la soja. El proceso de fabricación se divide en cuatro pasos: el primero es la preparación del koji, después la preparación de la soja, el proceso de mezcla del koji con la soja, y por último la fermentación del miso. La soja se prepara lavándola y dejándola en remojo. Su tamaño aumenta 2,2 veces. Posteriormente se cuecen al vapor, se dejan enfriar y se mezclan con el koji y sal marina. Después se tritura toda la mezcla. 

Modo de consumo:

De forma tradicional se toma especialmente como condimento en sopas, patés, legumbres y cereales. Normalmente se añade cuando ya hemos terminado de cocinar un plato y hemos apagado el fuego. Entonces diluimos una cucharadita pequeña de mugi miso de MIMASA por ración en la sopa o caldo. Dejamos que repose uno minutos y ya podemos servir. También se pueden preparar deliciosos patés mezclándolo con tahín ecológico de MIMASA y agua, o usar como aderezo en salsas.

Hay que tener en cuenta que no es necesario añadir sal al mugi miso de MIMASA, pues ya es un condimento que tiene sal. Por ello, cuesta mucho que el mugi miso de MIMASA se estropee, pero si vivimos en un sitio cálido es mejor ponerlo en la nevera una vez abierto el envase. Al ser un fermento, no se debe hervir, ya que de lo contrario perdería sus propiedades.

Proceso de elaboración:

El mugi miso se elabora con soja mezclada con cebada y se caracteriza por tener un sabor dulce, pese a que igualmente se utiliza sal marina en su elaboración. El koji (Aspergillus oryzae) se mezcla primero con la cebada y, cuando ha fermentado, se une a la soja. El proceso de fabricación se divide en cuatro pasos: el primero es la preparación del koji, después la preparación de la soja, el proceso de mezcla del koji con la soja, y por último la fermentación del miso. La soja se prepara lavándola y dejándola en remojo. Su tamaño aumenta 2,2 veces. Posteriormente se cuecen al vapor, se dejan enfriar y se mezclan con el koji y sal marina. Después se tritura toda la mezcla.

La mayor parte del mugi miso se fabrica en el sur de Japón, especialmente en la isla de Kyushu. Su contenido en proteína es más elevado que en el arroz, lo que hace que tenga un sabor más intenso que el kome miso. Antiguamente, el koji se empezó a preparar con la cebada porque estabilizaba mejor el miso y se evitaba que se estropeara con los cambios de temperatura.

El mugi miso de MIMASA fermenta 18 meses siguiendo centenarios métodos tradicionales, en barriles de cedro a temperatura ambiente. Durante la fermentación se activan las enzimas y bacterias de koji y para evitar la oxidación, pesadas piedras se colocan encima de los barriles para aplastar la mezcla y separar la pasta de miso del aire y acelerar la fermentación.

Para la elaboración del mugi miso de MIMASA sólo se utilizan ingredientes naturales (soja no transgénica, cebada, agua, sal marina, fécula de patata y semilla de koji), para cuyo cultivo no se han utilizado ni fertilizantes ni otros productos químicos. El resultado es un producto con un aroma y una calidad únicos, muy rico en nutrientes. Los misos en los que el proceso de fermentación se acelera con calor pierden estos nutrientes. Lo mismo ocurre cuando se le añaden conservantes y colorantes. Las enzimas digestivas y aminoácidos sólo los encontraremos en misos fermentados naturalmente durante, como mínimo, más de un año, sometidos a las fluctuaciones de temperaturas de las estaciones.